La reina Isabel II da aprobación formal a la boda del príncipe Harry y Meghan

La boda del nieto de la reina de Inglaterra, el príncipe Harry, y la estadounidense Meghan Markle se celebrará el próximo 19 de mayo en la capilla de San Jorge del Castillo de Windsor.

La reina Isabel II remitió al Consejo Privado del Reino Unido, su cuerpo de asesores personal, una carta en la que indicó su aprobación a las nupcias de “su queridísimo nieto el príncipe Enrique Carlos Alberto David de Gales y Rachel Meghan Markle”.

Ese consentimiento forma parte de un requerimiento legal en el Reino Unido para validar el enlace de cualquiera de las seis primeras personas en la línea de sucesión al trono.

¿Habría renunciado a la corona?

Si la reina no hubiera consentido la unión, el príncipe Harry podría haber seguido con su boda, pero con la condición de renunciar al trono para sí mismo y sus herederos.

¿Sin contrato prenupcial?

Según la prensa británica, el príncipe se ha negado a firmar un contrato prenupcial porque está seguro de que su matrimonio será duradero.

El documento que es aconsejado por las casas reales por si la unión se disuelve.

En el contrato se fijan las condiciones económicas del matrimonio y quién se quedará con la custodia de los hijos en caso de una separación.

Harry (33 años) es hijo del príncipe Carlos y la fallecida princesa Diana de Gales. Cuando cumplió 30 años recibió una herencia de su madre de más de $10 millones y se estima que tiene otros 20 millones en activos.

Mientras que la actriz Markle (36 años) ha acumulado una fortuna cercana a los $4 millones gracias a su carrera.

La boda será en la capilla de San Jorge, en el castillo de Windsor, la residencia de fin de semana de la soberana británica.

La pareja vivirá en una casa campestre, ubicada en los terrenos del palacio de Kensington, en Londres.

© 2018 Solo Mujeres Magazine Inc. - POLITICAS DE PRIVACIDAD - Designed & Developed by NowMedia Digital LLC

%d bloggers like this: