El desafiante mundo empresarial de Annabell Vidal

¿Cuál podría ser la razón por la que una mujer con una brillante carrera como una alta ejecutiva de una compañía de crecimiento global dejara todo para iniciar su propio negocio? Muy pocas personas, incluyendo a su propio padre, entendían como Annabell Vidal estaba dispuesta a renunciar a todos los privilegios que le daban gracias a su posición en esta empresa global de inspecciones, por la que llego a los Estados Unidos en el 2008 para conectar a este país con Latinoamérica. Sin embargo, ella tenía muy claro que independizarse era la única opción que tenia para poder manejar su tiempo y poder compartir con sus tres hijos sus momentos más importantes, no era una opción que podía negociar, siempre quiso ser mamá al 100% y esa era la única manera de poder lograrlo ”Cada vez que mis hijos tenían algo en la escuela yo sentía culpa porque no los podía acompañar y cuando los acompañaba sentía culpa por no estar en la oficina atendiendo una reunión importante, entonces me tuve que decidir, y no me arrepiento de haberlo hecho, como ejecutiva tuve la oportunidad de viajar por el mundo, conectar diferentes mercados y trabajar en muchas de las limitaciones que yo misma me ponía en mi mente, entre esas el temor a que no entendieran mi ingles por mi fuerte acento e incluso a escribir informes en un lenguaje que no era el mío, superado esto sabía que estaba lista para empezar mi propio negocio”.

Fue así como en el 2015 esta ecuatoriana, nacida por pura casualidad en Los Angeles a donde sus padres estudiaban cuando eran muy jóvenes, inicio su propia compañía de inspecciones en Houston junto a un socio, dándole forma por fin a TCI Control enfocada en inspecciones de la industria de gas y petróleo pero también en el sector agrícola.

“Perder el miedo fue mi primer gran reto. Ahora ya no contaba con un cheque que respaldara mis gastos. Tras mi divorcio, quede como madre soltera de tres hijos que crecían rápido y exigían mas tiempo y recursos, pero estaba segura que estaba tomando la decisión correcta. Sabía que tenia que enfrentarme nuevamente a un mundo dominado por hombres, pero realmente es lo que he hecho desde muy joven. Recuerdo que comencé a trabajar en un banco en Ecuador cuando apenas estaba en la Universidad, donde termine siendo la primera mujer contadora de uno de los bancos más importantes de mi país, allí estuve trabajando doce años en un ambiente totalmente masculino hasta convertirme en miembro del comité de crédito para corporaciones de este banco”, recuerda.

Annabell es la mayor de tres hermanos. Sus padres siempre han estado muy presentes en su vida. Fue precisamente su papá quien le sugirió que estudiara Administración de Finanzas y de Empresas, aunque ella siempre quiso ser bióloga marina porque le encantan los animales “pero me recibí como contadora. Estaba en la universidad cuando me casé y cumplí uno de mis grandes sueños, ser mamá. Mi número siempre fueron tres hijos al igual que mi familia y así fue, mi hija mayor tiene 23 años y está por terminar su maestría en psicología; una de 18 a punto de terminar su secundaria y con ganas de ingresar al programa de comunicación de la universidad y el último de 16, amante de la fotografía y los deportes extremos. Ser madre ha sido sin duda mi desafío más grande, pero no cabe

duda que ellos son los que me inspiran a ser cada día un mejor ser humano y profesional”. A Annabell siempre le gusto estudiar, ser la primera en su clase era su reto cada año, lo que se ha convertido en un patrón de vida, ahora, fuera de las aulas escolares, esta emprendedora, amante de los números y siempre lista para iniciar nuevas aventuras en las diferentes modalidades que su negocio le ofrece, lucha todos los días por ser la mejor en su ramo, desafiando un mundo varonil, donde se ha ganado el respeto y la admiración.

Consciente que su gran pasión es poder conectar los diferentes mercados y productos que se ofrecen desde los Estados Unidos para el mundo y viceversa, Annabell creo hace un año una nueva empresa más acorde a lo que quiere hacer el resto de su vida y conectada a su pasión “me gusta conectar las empresas e industrias. Conozco perfectamente el mercado

Latinoamericano y toda la potencialidad de productos que tienen para ofrecer a un mercado como los Estados Unidos, pero la barrera del idioma y el desconocimiento de las leyes en este país impiden que se haga ese intercambio comercial, a eso es a lo que nos dedicamos, a conectar estos pequeños y medianos empresarios, con las distintas oportunidades que nos brinda este país para hacer negocios, de esta manera ponemos al servicio de nuestra gente toda nuestra experiencia en materia de logística e inspección.

Además, nos hemos concentrado en la promoción de productos que vayan más acordes con el cuidado del medio ambiente, productos biodegradables de los cuales nos hemos convertido en distribuidores exclusivos para este país, el mundo necesita productos menos tóxicos, para un medio ambiente más limpio”.

Bajo esta filosofía Annabell continúa creciendo como empresaria independiente, con la certeza de que podrá dejarle un legado a sus hijos y a otras mujeres quienes, como ella, se enfrentan a retos todos los días, demostrándoles que si es posible conquistar los sueños.

© 2018 Solo Mujeres Magazine Inc. - POLITICAS DE PRIVACIDAD - Designed & Developed by NowMedia Digital LLC

%d bloggers like this: