Las caricaturas de Rayma, en busca de la reconciliación y la esperanza

Hace tres años la periodista y artista venezolana Rayma Suprani tuvo que salir de su país, sus caricaturas mordaces en contra del gobierno la pusieron en el blanco de un régimen que desde hace muchos años dejó de tolerar las críticas, convirtiendo en un traidor a todo aquel que simplemente no esté de acuerdo con sus políticas, como el caso de esta caraqueña, egresada de la Universidad Central de Venezuela.

“Me fueron hace tres años y desde entonces me exilié en Miami, donde he encontrado una manera de serle útil a mi país, no solo a través de mi arte, sino también a través de la Fundación que formé hace año y medio “+ is More Foundation” la cual tiene como objetivo enviar leche en lata para los bebés que no pueden ser amamantados en Venezuela. Desde entonces cada mes enviamos leche para los niños venezolanos más vulnerables”, indicó durante su primera visita a Houston para la inauguración de su exposición “Yo Immigrate”, la cual estará abierta hasta el 31 de marzo en Bag Art Gallery (6300 N. Main St. Ste 207, Houston, TX 77009).

Luego de trabajar por más de 19 años en el diario El Universal, de donde fue despedida por hacer precisamente una caricatura en contra del entonces presidente Hugo Chávez, con varias amenazas de muerte a cuestas y un proceso abierto en la fiscalía, la artista tuvo que salir de Venezuela para continuar con su lucha desde el exterior.

Una catarsis personal

Para esta venezolana de origen italiano, su obra “Yo inmigrante” tiene un profundo componente “nace del proceso de migración personal, tratando de descifrar toda la emocionalidad por la que pasamos los inmigrantes. Tengo tres años aquí en los Estados Unidos y tuve que activar mi maleta y empezar a desarrollar toda esta idea que ha incluido volver a empezar, enfrentar los miedos, el dolor, la amistad, la ausencia de la familia, la nueva cultura, el nuevo idioma, todos estos cambios que son tan estructurales e importantes” y que se reflejan en cada una de sus caricaturas, llenas de un mordaz humor, en el que también se refleja la esperanza.

Un cambio doloroso

Para el pueblo venezolano el dolor de patria se ha convertido en el sentimiento que los inunda todos los días. “Estos cambios han sido muy dolorosos porque como persona veo como el país ha entrado en un proceso de destrucción y desde aquí uno se siente mal, se siente culpable, impotente”, afirma. No obstante, desde el punto de vista artístico este proceso ha marcado un momento importante en la vida de Rayma “como artista me ha llevado a integrar mi arte con la solidaridad, es decir, buscar activar mecanismos de acción donde pueda convocar grupos de gente, para crear medios de colaboración, de activismo que generen recursos para ayudar a los más necesitados en Venezuela”. Fue precisamente de esta urgencia donde nace su fundación, aprovechando su gran influencia, que va más allá de alimentar un ego en busca de una fama sin sentido.

“Regresar sí, pero hemos cambiado”

En cuanto a la posibilidad de regresar a Venezuela una vez el régimen de Maduro finalice, la ecuánime periodista advierte “Lo primero que tenemos que entender es que ya no somos los mismos. Todos queremos regresar ¿quién no lo quiere hacer? Pero regresar significa que ni el país, ni nosotros, vamos a ser los mismos, porque hemos cambiado, hemos crecido, el país está destruido, porque hay otros venezolanos adentro que se van a sentir adoloridos y maltratados, hay que hacer un trabajo de reconstrucción y reconciliación, pero primero hay que salir de la dictadura, no podemos adelantarnos a nada, ojalá estuviéramos en ese proceso pero todavía estamos en un proceso de destrucción y dolor que tiene que cesar porque hay mucha gente sufriendo”, indica.

La familia, el dolor más grande

Al preguntarle cuál ha sido la pérdida más grande que a sufrido Venezuela durante estos 20 años afirma “la familia está quebrantada, la familia está separada. Las nuevas generaciones se han tenido que ir, otras se han  tenido que quedar, padres y madres se han separado, esto ha sido una fragmentación familiar muy dura y la familia es fundamental para que una sociedad crezca. Además, la falta de seguridad con la que están creciendo los niños por el abandono, el no futuro, una sociedad que no es capaz de preservar la vida y el proceso de crecimiento de un niño es una sociedad quebrada”.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

© 2018 Solo Mujeres Magazine Inc. - POLITICAS DE PRIVACIDAD - Designed & Developed by NowMedia Digital LLC

%d bloggers like this: