El botox y sus mitos

Por: Carolina Moreno M.D.

El botox es quizá uno de los tratamientos cosméticos mas populares para minimizar las arrugas faciales y se han creado alrededor de esta sustancia muchos mitos, entre ellos que es tóxica, que su aplicación es dolorosa, trae efectos secundarios o que aumenta las arrugas post tratamiento, entre otros conceptos erróneos.

Antes de aclarar estos mitos, es importante saber que la toxina botulínica tipo A es una proteína producida por una bacteria, que en dosis pequeñas bloquea la liberación de acetilcolina, lo que se traduce en una parálisis muscular temporal, sin producir ninguna lesión física en las estructuras nerviosas.

De esta forma podemos estar seguros de que ni es tóxica, ni produce parálisis permanente de los músculos. Además, no es cierto que se pierde sensibilidad en la zona tratada.

otra creencia errada es que después de pasado el efecto del Botox, las arrugas se incrementan, lo que no es correcto la unión neuromuscular se reactiva en la misma forma  que estaba antes del tratamiento.

Otro mito falso es que el botox produce adicción, o que se recomienda a partir de los 30 años. Lo que a ciencia cierta se sabe es que, en un porcentaje muy bajo después de tratamientos repetidos por más de 5 años, algunos pacientes crean tolerancia y el efecto disminuye, para lo cual las casas farmacéuticas productoras de la toxina, sugieren cambiar de marca. Las más conocidas son Dysport, Botox, y Xeomeen entre otras.

El tratamiento con la toxina botulínica es un tratamiento seguro siempre y cuando se tengan en cuenta las indicaciones, contraindicaciones y recomendaciones y que el profesional a cargo del tratamiento tenga conocimiento y experiencia para llevar a cabo procesos efectivos y satisfactorios.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

© 2018 Solo Mujeres Magazine Inc. - POLITICAS DE PRIVACIDAD - Designed & Developed by NowMedia Digital LLC

%d bloggers like this: