Diálogo interior: ¿Voz amiga o enemiga?

En mis sesiones suelo hacer esta pregunta ¿Dime una persona con la que hables diariamente?  La respuesta suele ser:  mi amigo (a), mi novio (a), un familiar o un compañero de estudio o trabajo; sin embargo, debo decirte que la persona con quien más hablas a diario es contigo misma (o).

Uno de los primeros retos cuando emprendemos ese viaje hacia nosotros mismos para aprender a auto-conocernos, comienza por descubrir nuestro diálogo interno, que no es más que esa voz interior que nos dice quienes somos como persona, reafirmando o negando nuestra identidad.

Cuando es amigable la conversación con esa voz interna, estamos afirmando nuestra identidad, diciéndonos íntimamente, te reconozco como un ser único y especial, que puede afrontar las situaciones difíciles, que esta consciente de que faltan varios escalones por subir en la escalera de la vida. No obstante, confía que llegarás hasta el último escalón logrando superar cada obstáculo hasta cumplir el objetivo, disfrutando el proceso de subir uno a uno.

El diálogo enemigo, en cambio, es aquel que te dice de manera automática no lo lograrás, no tienes oportunidad de subir cada escalón; y te hará interpretar cada obstáculo que se presente como una excusa para no continuar, confirmándote que no eres capaz de lograrlo.

Regularmente en cada uno de nosotros, están presentes 4 voces internas tóxicas que debemos mantener bajo control:

  1. La voz autocrítica: Ella hace que te juzgues y culpes constantemente, tu pensamiento se concentra en tus errores y defectos, pasando por alto tus fortalezas. Es un dialogo que te dice este escalón de la escalera es muy alto para ti, es imposible subirlo para pasar al otro. Frases comunes: “No puedo”, “No merezco”, “No soy capaz”.
  2. La voz de victima: Nos hace sentir desprotegidos e incomprendidos la mayor parte del tiempo, donde no hay lugar a la esperanza, debido a que es un diálogo que se basa en la queja constante, sin buscar alternativas para salir del problema, impidiéndonos ver luz al final de la escalera. Frases comunes: “Nadie me comprende” “Nadie me valora” “A nadie le importo”
  3. La voz autoexigente: Su labor principal es hacer que el estrés domine cada pensamiento y acción, hasta lograr que el cuerpo se sienta agotado y sin energía por procurar subir cada escalón de la manera más perfecta posible, hasta el punto de desgastarse, basando su diálogo interior en los escalones que no logró subir; siendo intolerante ante los errores, inclusive ante cualquier equivocación propia, intenta justificarla responsabilizando a otros, para no asumirlas. Frases comunes: “Nunca es suficiente” “No es perfecto para mi” “Tengo que esforzarme más”.
  4. La voz catastrófica: Esta voz se caracteriza por llevarnos al peor escenario, vive anticipándose a los acontecimientos que solo pasan en la mente de la persona, por lo que esta voz genera mucha angustia y suele vivir de lo que sucede en la mente y no en la realidad. Frases comunes: “Todo saldrá mal” “Puede ser una tragedia tomar esa decisión”

Hacernos conscientes de cada voz interior es el primer paso para poner nuestro pensamiento bajo control, escribir un diario de registro de pensamientos ayuda mucho a conocer cada voz interior para así identificarla y reemplazarla por una afirmación positiva.

Recuerda siempre conectarte con tu voz interior, tratarla con amor, comprensión y cariño, para permitirle descubrir un tesoro invaluable, tu misma.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

© 2018 Solo Mujeres Magazine Inc. - POLITICAS DE PRIVACIDAD - Designed & Developed by NowMedia Digital LLC

%d bloggers like this: