Cambio de estación, cambio de emoción.

No se si les ocurre que, pasando del otoño al invierno, período cuando más fiestas tenemos por celebrar, como el día de acción de gracias, la navidad y año nuevo, nuestro estado emocional, cambia y nuestra energía vital disminuye, a tal punto que, nos cuesta más hasta pararnos de la cama.

En las mañanas, a pesar de haber dormido desde un poco más temprano el día anterior, te levantas más cansado.

En los días más fríos, quieres comer pasta, pasteles y dulces, sin conseguir saciar el apetito.

Te sientes culpable por presentar cambios de ánimo, estar susceptible y tomarte todo personal; incluso sin ánimo para asistir a reuniones sociales.

Presta atención a este artículo porque puedes estar afectado por la denominada depresión de invierno (DI) o trastorno afectivo estacional (TAE) cuyas siglas en inglés es SAD, que significa “triste”.

El trastorno afectivo estacional, identificado por primera vez por Norman Rosenthal en 1984 en el Instituto Nacional de Salud Mental de EE.UU. (NIMH); es una especie de depresión asociada a la falta de exposición a luz solar y el cambio de hora; que se presenta con mayor frecuencia a finales del otoño e iniciando el invierno y resulta más común en mujeres, adolescentes y jóvenes adultos.

Para diagnosticar el trastorno, se hace indispensable hacer una comparación con el estado de ánimo de los 2 años anteriores, si los síntomas aparecen en otoño y desaparecen en primavera, la probabilidad de padecer dicho trastorno es mayor.

En muchos puede ser normal que durante el invierno cuando suena el despertador y todo está oscuro, todavía les cueste pararse de la cama, al punto de querer arroparse y seguir durmiendo.

Las personas que sufren el SAD, suelen llegar a presentar síntomas a un nivel de intensidad tan alto que les impide cumplir con su rutina diaria, convirtiéndose ocasionalmente, en una causa de ausencia laboral común en los países que viven lejos del ecuador.

Dentro de los síntomas más comunes se observan:

  • Falta de interés en las actividades cotidianas.
  • Falta de energía vital.
  • Estar irritable.
  • Problemas con el sueño, dificultad para dormir o dormir demasiado.
  • Sensación de cansancio o fatiga.
  • Deseos de comer carbohidratos y aumento de peso.
  • Pensamientos catastróficos o negativos.

¿Qué pasa cuando sufrimos el SAD?

La etiología o causas del trastorno afectivo estacional no han sido exactas, sin embargo, dicho trastorno está asociado con: Alteración del reloj biológico:

El incremento en la producción de melatonina, hormona que regula el sueño, se da por el ritmo circadiano, cuyo proceso sucede en el hipotálamo, estimulado por la cantidad de luz del día que percibimos, por lo que los receptores de melatonina están más activos durante el invierno, produciendo más sueño y descontrol en nuestro ciclo de sueño-vigilia.

Por su parte, los cambios en el estado de ánimo están asociados: con el descenso en la serotonina, neurotransmisor que se relaciona con la sensación de felicidad.  Ese descenso implica que la persona tenga la sensación de tristeza o irritabilidad dificultando cumplir con su rutina diaria.

Recomendaciones generales si padecemos el SAD:

  1. Establecer una alianza con la luz: Aprovechar el día de sol y exponernos 30 minutos, aunque haya frío. Si no hay posibilidades de luz solar buscar alternativas de luz artificial.
  2. Hacer ejercicios: Si el clima lo permite, resulta mejor hacerlo al aire libre. Ejercitarse estimula la producción de seretonina, por lo que acudir a un gimnasio o ejecutar su actividad física de preferencia, ayudará a aumentar la energía y motivación diaria.
  3. Rodearse de personas positivas y de momentos que te acerquen al optimismo y tranquilidad.
  4. Comer sano y balanceado, nos llena de energía.
  5. Buscar asesoría emocional, el coaching brinda herramientas para la rutina diaria que permiten la toma de conciencia de las emociones, pensamientos y sensaciones corporales enfocadas en el presente, invitando a aumentar las experiencias gratificantes y aliviar por medio del habla en psicoterapia los síntomas que produce el trastorno afectivo estacional.

Redes sociales:

IG: @soypsicomariale

FB: Psicoaching

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.