Christina Morales el perfecto ejemplo de la resiliencia

A  los 15  años  de edad  la  hoy exitosa  empresaria  y filántropa  Christina  Morales ya  había  sufrido las  dos  pérdidas más  grandes  que pueda  experimentar  un chico  a  esa edad,  primero  la muerte  de  su padre  cuando  tenía 11  años  y luego  la  muerte de  su  mamá cuatro  años  después.

A partir  de  esos momentos  los  tres hermanos  se  separaron y  ella,  siendo la  segunda,  se fue  a  vivir con  una  tía. Dos  años  más tarde  se  mudó con  su  hermana mayor,  quien  apenas tenía  19  años de  edad  “era demasiado  para  una joven  como  ella tener  que  velar y  lidiar  con otros  dos  adolescentes, mi  hermano  y  yo.  Un año  después  mi abuela  paterna  vino a  la  casa  y  me dijo  ‘yo  creo que  tu  me puedes  ayudar  en  la  funeraria. Veo  en  ti un  gran  talento y  carisma  para las  ventas,  así que  te  vienes conmigo  para  que aprendas  el  negocio”. Fue  así  como Christina  llegó  a Morales  Funeral  Home, cuando  apenas  tenía 18  años  y completamente  perdida.  Sin embargo,  hubo  algo que  le  hizo click  inmediatamente:  entender que,  como  ella  y  sus hermanos,  muchas  familias estaban  pasando  por un  dolor  tan similar  con  la pérdida  de  un familiar  “llegar  tan joven  a  trabajar con  mi  abuela en  este  negocio me  hizo  reflexionar sobre  muchas  cosas, pero  sobre  todo entender  el  dolor de  la  gente que  llegaba  a vernos,  desesperados  ante la  muerte  de sus  seres  queridos. Habiendo  pasado  por este  momento  tan difícil  dos  veces y  a  una edad  tan  joven, el  trabajo  me ayudó  a  cicatrizar mis  heridas  y también  me  permitió sensibilizarme  con  quienes llegaban  en  busca de  ayuda  y consuelo”,  recuerda. 

El proceso  de  sanación de  Christina  comenzó a  partir  de esos  momentos,  al  entender  que tenía  una  misión en  la  funeraria. Pronto  aprendió  el negocio,  se  certificó y  se  convirtió en  la  gerente más  joven  de la  industria.  Morales Funeral  Home  ha servido  a  la comunidad  desde  1937 y  continúa  haciéndolo de  una  manera cálida  y  acogedora, porque  nadie  mejor que  ella  puede entender  el  dolor de  ante  la muerte  de  un  ser  querido. 

Un  negocio  que salvó  su  vida 

“Este  negocio  salvó mi  vida.  En mi  primer  día de  trabajo  yo  pude  ayudar a  alguien,  porque entendía  exactamente  por lo  que  estaban pasando  y  me pude  identificar  con ellos.  Yo  canalicé mis  energías  a través  de  esto  y  comprendí que  en  la medida  que  ayudaba a  otros,  me ayudaba  a  mi misma,  fue  una terapia  intensa  y por  ello  me involucré  tanto  en el  negocio”. 

Al morir  su  abuela, Christina  heredó  el negocio,  para  ese entonces  ya  tenía dos  hijos  y estaba  divorciada  “comencé a  trabajar más fuerte  y  a estudiar.  Sabía  que necesitaba  educarme  para tener  mayores  oportunidades y  no  desperdicié ni  un  minuto en  ello.  También me  di  cuenta de  que  en el  sector  había que  hacer  un gran  trabajo  comunitario para  sacar  adelante  a los  chicos  del barrio  con  tan pocas  oportunidades  para educarse,  por  ello me  fui  apasionando del  trabajo  que venían  realizando diferentes organizaciones  sin  ánimo del  lucro,  a las  cuales  continúo ayudando  hasta  el día  de  hoy”. 

Christina  ha  sido merecedora  de  múltiples reconocimientos  no  solo a  nivel  local, sino  estatal,  por su  gran  corazón y  su  gran espíritu  empresarial,  pero sin  duda  el máximo  honor  recibido fue  precisamente  este año  cuando  fue incluida  en  el Mural  que  le rinde  homenaje  al legado  de  los  México-Americanos  en la  ciudad  de Houston.  “La  verdad me  siento  profundamente agradecida  por  ello, ha  sido  maravilloso ver  que  me incluyan  junto  a  grandes  líderes en  la  historia de  nuestra  ciudad”. 

A  punto de  cumplir  sus 50  años  de edad,  Christina  está orgullosa  de  la familia  que  Dios le  regaló  dos maravillosos  hijos  de 28  y  26 años  respectivamente,  y sus  dos  nietos, unos  gemelos  que se  han  convertido en  su  motor. 

Hay  que  trabajar duro 

Eso  sumado a  la  pasión de  su  trabajo y  a  la organización  que  creó hace  algunos  años para  incentivar  la educación  en  el área  de  la Navigation  la  levantan motivada  todos  los días  “la  entrega de  los  útiles escolares  empezó  realmente como  una  idea de  mercadeo.  Al comienzo  entregábamos  unos 25  paquetes  y este  año  dimos 2,500.  Realmente,  inculcar la  educación  en  nuestros  jóvenes hispanos  se  ha convertido  en  una de  mis  grandes metas  personales”.  Para Christina  los  hispanos no  podemos  seguir siendo  mayoría  en número,  sino  también en  liderazgo  “todavía tenemos  mucho  por hacer,  tenemos  que preparar  a  nuestros jóvenes  y  motivarlos para  que  piensen en  grande.  Ya es  hora  de que  tengamos  el primer  alcalde  latino, el  primer  presidente latino.  Necesitamos  más CEO  hispanos  que dirijan  las  grandes corporaciones  y  eso solo  lo  podemos hacer  a  través de  la  educación”. 

Christina  no  para de  aprender.  Es egresada  del  programa 10,000  Small  Business de  Goldman  Sacha, tomó  clases  de negocios  en  Stanford y  sigue  aprendiendo “ahora  por  ejemplo que  el  mercadeo ha  cambiado  tanto, nos  enfrentamos  a nuevos  retos  en el  negocio,  nuevas maneras  de  hacer las  cosas  y de  llegar  a la  gente  joven, tenemos  consumidores  más educados  que  buscan mejores  respuestas  y  excelente servicio”.  Esta  exitosa empresaria  asegura que  debemos unir  fuerzas  porque nuestros  jóvenes  necesitan más  mentores,  modelos a  seguir,  debemos contribuir  a  la fuerza  laboral  de una  manera  profesional y  reducir  los índices  de  criminalidad. 70%  de  los estudiantes  en  las escuelas  públicas  del HISD  son  hispanos, tenemos  mucho  trabajo por  hacer.

Entre otros  premios,  Christina recibió  un  premio de  la  Alcaldía de  Houston  por su  labor  como voluntaria  en  las 12  diferentes  organizaciones  a las  que  pertenece.