Conviviendo con la Generación Y

Por: Clarita Spitz

Entre los años 1982 y 1992 surge la Generación Y.

Hijos de los baby boomers, los miembros de la Generación Y son los adultos jóvenes que constituyen en la actualidad la franja de mayor crecimiento en el campo laboral y que están empezando a atraer la atención de sociólogos, estudiosos y, especialmente, empresas de venta en Estados Unidos interesadas en conocer sus gustos, sus preferencias, y los productos que inundarán el mercado para satisfacerles sus necesidades.

La denominada “Generación Y”, está conformada por personas educadas en la cultura de la interactividad. Los vemos en cualquier aeropuerto, café Internet, gimnasios, conferencias, en la calle, en los sitios de trabajo y notamos inmediatamente sus dedos que nunca están quietos.

Pulsan a velocidades vertiginosas mensajes de texto en los teclados de sus “Smart Cell Phones” y reciben respuestas instantáneas desde Nueva York, Singapur o Londres.

La “Generación Y” es la generación del siglo XXI. También se les conoce como la Generación del Milenio -Millenials- y como la Generación 2001. Los sociólogos e intelectuales están abocados a conocerlos y comprenderlos ya que ello resulta crucial para saber qué forma tendrá la sociedad del futuro. Desde el punto de vista de los mercados, la supervivencia de muchas empresas dependerá de lo bien que sepan entender y adaptarse a este segmento de la población para hacerles llegar sus mensajes publicitarios.

La generación del por qué?

Se les llama también Generación Why (Generación Por qué) por su actitud desafiante y retadora. Como su nombre lo sugiere (el nombre de la letra Y en inglés corresponde a la pregunta why? – ¿por qué?), los jóvenes que constituyen esta franja no tragan entero, todo lo cuestionan, desean entender las cosas y no aceptan lo que se les dice a pies juntillas.

También les gustan los retos pero no siempre están dispuestos a asumir responsabilidades. Un ejemplo de ello son los múltiples estudios que demuestran que los millenials están liderando el movimiento de protección ambiental hacia un planeta más verde y más sano. En su estudio Janis Gaudelli, Vice Presidenta y Directora de Generate Insight, que conduce investigaciones de mercado entre la población milenita, concluye que, si bien es claro que ésta se reconoce como la generación más educada en asuntos del medio ambiente, con frecuencia no actúa para protegerlo en base a su extenso conocimiento.

Evolución constante
A la Generación Y le ha tocado vivir en una época en la que todo evoluciona constantemente y de forma muy rápida, tanto la salud y las condiciones económicas como la tecnología; presenciaron el auge de Internet, el fin de la Guerra Fría, el desarrollo de los ordenadores y de los videojuegos. Lo que fue un lujo para la Generación X, como el teléfono, los contestadores o incluso el Internet, resultan elementos cotidianos básicos para la Generación Y. Pero también han convivido constantemente con escándalos corporativos, la bancarrota de consorcios gigantescos, y la falta de ética laboral.

Esta nueva ola de jóvenes ha visto a sus padres trabajar y luchar. Han aprendido el valor del trabajo duro y están dispuestos a esforzarse. Por otro lado, han conocido el confort y difícilmente se ajustan a los problemas económicos.

Fueron educados bajo el lema “tú eres capaz de hacer cualquier cosa”; sus padres se concentraron en brindarles educación y en promover el desarrollo de su auto estima. Los nuevos jóvenes son, quizás, más diplomáticos en las discusiones con sus padres que en épocas pasadas, pero también más retadores y dispuestos a salirse con la suya. El acceso continuo a la información y el conocimiento mediante Internet, los diferentes canales de televisión, etc., les ha proporcionado el poder y autoridad para hacerlo. Son también más abiertos en cuanto a temas polémicos, como la orientación sexual o el aborto y por ello, su adaptación social es más fluida.

Trabajo en grupo
Les gusta trabajar en grupo y no se sienten intimidados por la autoridad. Los adultos, y en especial los docentes, han aprendido que el respeto hay que ganárselo, ya no se adquiere automáticamente por la posición jerárquica o la experiencia. Además, a diferencia de generaciones anteriores, los milenios no consideran desleal trabajar para dos compañías a la vez, ni ven el concepto de privacidad como importante.

Para movernos en su mundo con comodidad tenemos que aprender a distinguir quiénes son y cuáles son valores, qué les gusta y qué los motiva.

En su artículo What Gen Y Really Wants , Penélope Trunk, autora del libro Brazen Careerist: The New Rules for Success, plantea que tan sólo en los Estados Unidos viven actualmente unos 85 millones de baby boomers y 50 millones de jóvenes X y , en este momento, hacen su entrada al cuerpo laboral unos 76 millones de jóvenes Y.

Debido a que los baby boomers se están jubilando y los X están buscando jornadas laborales más cortas, los jóvenes Y están en gran demanda. El reto inicial para las empresas que desean contratarlos es atraerlos. Es importante – explica Trunk – tomar en cuenta que los jóvenes Y tienen expectativas muy altas de crecimiento personal incluso desde los primeros trabajos. Un alto porcentaje de estos jóvenes regresan a vivir con sus padres después de graduarse y gracias a este apoyo económico tienen la oportunidad de buscar con calma la posición que realmente quieren.

Hace años tomarse un tiempo para viajar antes de emplearse era un punto negro en una hoja de vida. Hoy en día se considera una experiencia enriquecedora. Muchos Y´s se ven a sí mismos como entrepreneurs (empresarios) y desarrollan sus propias ideas innovadoras.

UNA NUEVA ACTITUD LABORAL
Las empresas se han visto en la necesidad de replantear y repensar maneras creativas para balancear la relación trabajo-hogar que ellos eligen.

Definitivamente, los jóvenes Y llegan al campo laboral con una nueva actitud. Es por ello que las empresas se ven obligadas a reconocer y tomar en cuenta con qué valores funcionan estos jóvenes, para adaptar los sistemas de entrenamiento a estas características de la generación Y.

Quieren trabajar, pero no permiten que el trabajo sea su vida, y no desean renunciar a otras actividades y aficiones … (el deporte, la música, la familia, los amigos, etc.).

Son inteligentes, impetuosos, inquietos, capaces de romper, con toda naturalidad, con los esquemas tradicionales de vestir o de la etiqueta laboral; no consideran inadecuado llegar a la oficina en chancletas, atender llamadas personales o escuchar sus iPods en horas de trabajo.

Valoran enormemente la amistad y se sienten altamente motivados cuando pueden trabajar con sus amigos. Muchos escogen un trabajo por el sólo hecho de poder estar con sus conocidos.

Los jóvenes buscan encontrar sentido en las actividades que realizan y entender el por qué de cada decisión adoptada. Rinden más en un entorno creativo donde el pensamiento independiente es valorado. Por ello prefieren vincularse a empresas que logran ser flexibles y son capaces de romper con algunos esquemas tradicionales, como permitirles trabajar a distancia sin tener que salir de casa, viajar y mantener horarios menos rígidos.

Por otro lado, … ésta es una generación altamente altruista. Se sienten comprometidos con el trabajo voluntario y en muchas ocasiones prefieren trabajar con empresas que aprueben donar tiempo para acciones de trabajo social comunitario.