El mundo se une para combatir el SIDA.

El 1° de diciembre se marcó el trigésimo aniversario del Día Mundial del SIDA. Esta celebración anual, lanzada en 1988, destaca los esfuerzos mundiales para combatir el VIH/SIDA. El Día Mundial contra el SIDA es también una ocasión para mostrar apoyo a las personas que viven con el VIH y para conmemorar a las que murieron por causa de esta infección.

El Sida ha sido siempre una palabra relacionada con la muerte, y causa de rechazo por de la sociedad hacia quienes la padecen, pero en los últimos 30 años se ha registrado un cambio notorio con respecto a los avances médicos para contrarrestar esta enfermedad crónica.

Los tratamiento actuales han hecho posible que la esperanza de vida de las personas con infección por el VIH se aproxime a la de la población no infectada, y que aumente su calidad de vida. Los expertos recomiendan iniciar el tratamiento lo antes posible lo que proporciona beneficios individuales a los pacientes, y también beneficia a la sociedad ya que las personas con supresión prolongada del VIH no pueden transmitir la infección a otras personas.

El virus ataca al sistema inmunitario debilitándolo y volviéndolo incapaz de defenderse contra los diversos agentes patógenos que se encuentran en el ambiente. Esto lo expone a sufrir otras infecciones, las llamadas, oportunistas. El Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida (SIDA), por su parte, es la etapa final y más grave del VIH, es el momento en el que aparecen los síntomas de las patologías relacionadas con el debilitamiento del sistema inmunológico. Por tanto, VIH y SIDA no son la misma enfermedad, aunque están relacionadas.

Según un estudio en España se ha detectado un total de 87.369 personas infectadas. La mayoría de los nuevos casos en este país se relaciona con hombres (84,6 %) y la media de edad se sitúa en los 35 años.