Envejecimiento de la piel

Durante  la  juventud  tu  rostro  luce  una  piel  sana,  luminosa,  firme,  sin  manchas,  ni  arrugas.

Con  el  paso  del  tiempo y los factores  determinantes  de  la  genética,  así  como  la  influencia  ambiental,  la  exposición  solar,  la  alimentación  y  el  estrés,  entre  otros  factores, determinan  el  inicio  de  las  apariciones  de  signos  propios  del  envejecimiento  que  son  muy  importante  conocerlos para  poder tomar  control  sobre  ellos  de  manera  adecuada,  conforme a las  necesidades  de  cada  etapa.

De  los  20  a  los  30  La  piel  inicia  su  deterioro  principalmente  con  la  pérdida  de  agua  y  el  enlentecimiento  de  la  producción  del  colágeno  y  la  elastina  lo  cual  suele  suceder  a  partir  de  los  25  años,  cuando  se  aumenta  la  sensibilidad  y  alteración  de  la  pigmentación  de  la  piel,  de  acuerdo  con  los  cuidados  que  se  tienen  al  respecto. Por  ello  el  cuidado  para  esta  década  es  primordialmente  la  buena  limpieza  diaria,  el  uso  de  antioxidantes  e  hidratantes  y  protección  solar  adecuada,  por  lo  menos  2  veces  al  día.

De  los  30  a  los  40  El  adelgazamiento  de  la  epidermis  se  acentúa  al  igual  que  la  pérdida  de  agua  aumenta  la  fragmentación  y  disminuye  la  producción  de  colágeno  por  parte  de  las  células  llamadas  fibroblastos.  En  esta  etapa  se  observan  líneas  o  arrugas  generadas  por  la  gravedad  y  movilización  continua  de  los  músculos  de  la  expresión  como  la  frente,  el  entrecejo  y  las  ‘patas  de  gallina’.  En  este  caso  se  contempla  la  posibilidad  del  uso  de  terapias  de  relajación  muscular  transitorias  como  lo  es  la  aplicación  de  toxina  Botulinica  Tecnologías  que  estimulen  al  fibroblasto  para  mejorar  la  producción  de  colágeno  elástico

De  los  40  a  los  50  Se  acentúa  la  pérdida  de  agua  Aparecen  surcos  marcados  por  la  disminución  de  volumen  de  tejidos  blandos  y  cojinetes  grasos  Aumento  de  las  alteraciones  de  la  pigmentación  por  alteración  de  la  producción  de  melanina  por  parte  del  melanocito. Los  tratamientos  médico-estéticos  en  esta  etapa  son  determinantes  para  la  corrección  y  reposición  de  sustancias  que  controlan  un  envejecimiento  prematuro  Aplicación  de  ácido  hialurónico  Toxina  botulínica  Hidroxiapatita  cálcica  Hilos  PDO  Tecnologías  tipo  Láser  IPl

De  los  50  a  los  60  Se  acelera  el  proceso  de  envejecimiento  por  la  depleción  hormonal  propia  de  la  menopausia    Adelgazamiento  mayor  de  la  piel  Se  reducen  aún  más  el  volumen  de  los  cojinetes  grasos  Disminuye  la  masa  ósea

Aumento  marcado  de  la  flacidez  e  inversión  evidente  del  triángulo  facial.  Lo  que  a  los  20  se  observa  con  la  base  hacia  arriba,  vértice  hacia  abajo,  ahora  por  la  flacidez  se  torna  base  hacia  abajo,  vértice  hacia  arriba.  Adicionalmente,  se  observa  la  aparición  de  lesiones  queratosis  y  lesiones  vasculares  visibles  En  esta  etapa  todos  los  tratamientos  médico-estéticos  pueden  ser  de  gran  ayuda  corregir,  reposicionar,  tensar

De  los  60  a  los  70  Los  cambios  ya  son  aún  más  drásticos. La  laxitud  de  la  piel,  la  pérdida  de  contorno  mandibular,  la  resequedad  y  las  alteraciones  de  la  pigmentación  acompañadas  de  lesiones  queratosis,  con  son  cada  vez  más  marcadas.  Las  conductas  en  esta  etapa  son  con  opción  quirúrgica  como  blefaroplastia  y  lifting  facial  En  todas  las  etapas  de  la  vida  es  indispensable  el  consumo  de  alimentos  ricos  en  vitamina  A,  Vitamina  C  y  vitamina  D  Consumo  adecuado  de  agua  y  ácidos  grasos  saludables  El  uso  de  la  protección  solar  a  diario  aún  en  el  invierno

Evitar  consumo  de  cigarrillo  y  alcohol.