Guía para ayudar a los adultos a conversar con los niños sobre COVID-19

A medida que aumentan las conversaciones públicas sobre el coronavirus 2019 (COVID-19), los niños pueden preocuparse de que ellos, sus familiares y amigos se enfermen con COVID-19. Los padres, los miembros de la familia, el personal de la escuela y otros adultos de confianza pueden desempeñar un papel importante para ayudar a los niños a entender lo que escuchan de manera honesta, precisa y minimizar la ansiedad o el miedo. El CDC (Centers for Disease Control and Prevention) han creado una guía para ayudar a los adultos a conversar con los niños sobre COVID-19 y las formas en que pueden evitar contraer y propagar la enfermedad.

Principios generales para hablar con los niños sobre el COVID-19

  • Permanezca tranquilo y calmado.

Recuerde que los niños reaccionarán a lo que usted dice y a cómo lo dice. Recogerán señales de las conversaciones que tenga con ellos y con otros.

  • Esté disponible para escuchar y hablar.

Tómese el tiempo para hablar. Asegúrese de que los niños sepan que pueden acudir a usted cuando tengan preguntas.

  • Evite el lenguaje que pueda culpar a otros y provocar huellas en sus hijos.

Recuerde que los virus pueden enfermar a cualquiera, independientemente de la raza o etnia de una persona. Evite hacer suposiciones sobre quién podría tener COVID-19.

  • Preste atención a lo que los niños ven o escuchan en la televisión, la radio o en línea.

Considere reducir la cantidad de tiempo de pantalla enfocado en COVID-19. Demasiada información sobre un tema puede provocar ansiedad.

  • Proporcione información que sea honesta y precisa.

Brinde a los niños información que sea veraz y apropiada para la edad y el nivel de desarrollo del niño.

Hable con los niños sobre cómo algunas historias de COVID-19 en Internet y las redes sociales pueden basarse en rumores e información inexacta.

  • Enseñe a los niños las acciones cotidianas para reducir la propagación de gérmenes.

Recuerde a los niños que se mantengan alejados de las personas que tosen, estornudan o enferman.

Recuérdeles toser o estornudar en un pañuelo desechable o en el codo, luego tire el pañuelo a la basura.

Haga que los niños tengan el hábito de lavarse las manos.

Enséñeles a lavarse las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos, especialmente después de sonarse la nariz, toser o estornudar; luego de ir al baño; y antes de comer o preparar comida. Si no hay agua y jabón disponibles, enséñeles a usar desinfectante para manos. El desinfectante para manos debe contener al menos 60% de alcohol. Supervise a los niños pequeños cuando usan desinfectante para manos para evitar que consuman alcohol.

Fuente: https://www.cdc.gov/

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.