¿Ha pensado en irse a bancarrota?

La bancarrota es un proceso en el cual los consumidores y las empresas pueden eliminar o pagar parte o la totalidad de sus deudas bajo la protección del tribunal federal de quiebras (Federal Bankruptcy Court).  En su mayoría, las quiebras se pueden dividir en dos tipos; liquidación y reorganización. La cual requerir una divulgación pública completa de todos sus activos y pasivos.

La bancarrota desafortunadamente dañará su crédito y puede permanecer en su informe de crédito hasta por 10 años. Los costos para declararse en quiebra pueden ser significativos. Aun así, hay momentos en los que declararse en bancarrota podría ser la mejor opción disponible, especialmente si ya han intentado algunas de las alternativas a la bancarrota, como el asesoramiento crediticio y la liquidación de deudas.

Nuevos requisitos de bancarrota: prueba de medios, ingresos medios y asesoramiento

Capítulo 7 o también conocido como quiebra de liquidación. Es la que en todos los activos no exentos se venden y las ganancias se utilizan para pagar a los acreedores comerciales no garantizados del deudor. Las obligaciones del deudor se consideran canceladas. El deudor puede elegir si desea continuar con sus préstamos hipotecarios y de automóviles, en cuyo caso esos activos no están incluidos en el estado de quiebra.

No todas las deudas pueden quedar anuladas bajo el Capítulo 7. La Ley de Prevención de Abuso de Bancarrota y Protección al Consumidor de 2005 (BAPCPA) hizo mucho más difícil calificar para una bancarrota del Capítulo 7. Ahora, para cancelar con éxito sus deudas en un Capítulo 7, ahora se les exige que pasen una “prueba de medios”. La prueba de medios investigará sus ingresos y sus gastos de subsistencia, para determinar si tienen los medios para hacer pagos razonables a sus acreedores o no. Además, la asesoría de crédito debe realizarse antes de declararse en quiebra; La educación del deudor debe tener lugar después de la presentación.

Capítulo 13 también conocido como quiebra de “asalariados”. Este es un programa de gestión de deuda ordenado por la corte donde el administrador designado por la corte crea un presupuesto que permitirá al deudor pagar toda su deuda dentro de los 5 años. La regulación detrás de una bancarrota del Capítulo 13 es que el deudor realiza sus pagos a sus acreedores a través del administrador hasta que se hayan pagado todas sus deudas.

La mayoría de las personas consideran la bancarrota como último recurso. Debido a los costos, los efectos a largo plazo en su crédito, la naturaleza pública de la bancarrota y el hecho de que puede ser más difícil calificar para un Capítulo 7 que antes, tiene sentido que investiguen todas las alternativas disponibles a la quiebra, antes de optar por presentarla.

 ¡No dude en contactarnos si tiene alguna duda!

Karen Blanco

Experta en Restauración de Crédito

832-595-2526

info@creditrecoverygroup.us

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.