Karina Rodríguez: el poder de soñar en grande

 

Fotografias:  Kensy  Suazo

Una  cosa  no  ha  perdido  nunca  de  vista  la  potosina  Karina  Rodríguez:  su  deseo  de  salir  adelante.  No  importa  cuán  obscuro  pudo  haber  estado  el  camino  en  algún  momento  de  su  vida,  ella  sabía  que  al  final  del  túnel  la  luz  brillaría  intensamente  para  ella  y  su  inquieto  corazón  que  nunca  dejó  de  soñar.

Como  muchos  inmigrantes  Karina  llegó  muy  joven  a  la  casa  de  una  prima  en  Willis  (Texas),  entonces  solo  tenía  17  años  y  todas  las  ganas  del  mundo  de  salir  adelante.  Comenzó  a  estudiar,  mientras  trabajaba  de  manera  simultánea  en  un  restaurante  de  comidas  rápidas.  Fue  pasando  el  tiempo  y  entonces  se  mudó  a  Chicago,  luego  a  Dallas  -donde  conoció  a  su  esposo  Miguel  Cuevas-  de  allí  se  fueron  a  New  Hampshire  y  hace  12  años  fijaron  su  residencia  en  Houston  “siempre  supe  que  el  único  camino  que  tenía  para  salir  adelante  era  estudiando  y  en  eso  mi  esposo  me  ha  apoyado  de  manera  incondicional.” Con  el  nacimiento  de  sus  dos  hijos,  Habiel  Dali  de  15  y  Heidi  Eguia  de  12,  Karina  tuvo  que  hacer  varios  cambios  en  sus  planes,  pero  la  cosmetología  siempre  estuvo  presente  en  ellos.

Durante  sus  primeros  dos  años  de  estudios  se  enamoro  de  la  parte  capilar,  pero  a  medida  que  iba  avanzando  en  este  cambiante  mundo  de  la  belleza  se  fue  enamorando  profundamente  de  la  parte  corporal,  que  fue  lo  que  le  dio  origen  al  exitoso  negocio  que  hoy  en  día  tiene  en  el  noreste  de  la  ciudad  Vanity  Salon  &  Skin  Care.  “He  sido  una  persona  que  he  recibido  muchas  bendiciones.  Siempre  digo  que  Dios  me  ha  puesto  decenas  de  ángeles  a  mi  alrededor,  quienes  me  han  ayudado  a  cumplir  mis  metas  poco  a  poco.” asegura  con  el  entusiasmo  que  la  caracteriza.

Tras  trabajar  por  varios  años  para  otros  spas  y  salas  de  belleza,  donde  aprendió  la  parte  administrativa,  finalmente  hace  dos  anos  Karina  tomo  la  decisión  de  independizarse  “mi  esposo  siempre  me  estuvo  animando  a  que  lo  hiciera,  pero  primero  quería  ganar  experiencia  para  luego  montar  mi  propio  negocio  y  afortunadamente  las  cosas  se  fueron  dando,  de  tal  manera  que  desde  hace  un  par  de  años  me  independice.”

Para  Karina  esta  nueva  etapa  de  su  vida  ha  estado  cargada  de  retos  y  nuevas  enseñanzas  y  aunque  disfruta  enormemente  trabajar  para  sus  clientes,  tiene  claro  que  sus  hijos  son  su  prioridad  “eso  es  lo  que  mas  me  gusta  de  mi  negocio,  que  puedo  dedicarle  el  tiempo  que  mis  hijos  necesitan  en  una  etapa  como  la  que  atraviesan  actualmente  en  plena  adolescencia.  Para  mil,  ellos  son  mi  prioridad  y  gracias  a  mi  trabajo  puedo  garantizarles  tiempo  de  calidad.”

Su  especialidad

Aunque  Karina  maneja  prácticamente  todas  las  áreas  de  la  belleza,  su  enfoque  esta  dirigido  a  tres  básicamente:  corporal,  facial  y  ahora  el  uso  del  láser.  “Ya  somos  tres  en  el  spa,  donde  nuestros  clientes  son  nuestros  consentidos.  Aquí  dejan  de  ser  un  numero  más,  personalizamos  el  servicio,  tenemos  una  comunicación  muy  cercana  con  cada  uno  de  nuestros  clientes,  quienes  generalmente  terminan  siendo  nuestros  amigos,  porque  nuestro  servicio  va  más  allá  de  un  paquete,  realmente  nos  preocupamos  porque  los  clientes  se  sientan  atendidos  y  cuidados.” afirma.

De  las  grandes  satisfacciones  personales  que  le  deja  este  negocio  es  que  muchas  veces  “me  convierto  en  asesora  personal  de  mis  clientas,  en  su  confidente,  se  apoyan  en  mi  para  lograr  los  cambios  que  necesitan  en  su  vida  diaria  y  poder  ganar  mas  confianza  en  sí  mismas”

Karina  no  deja  de  sonar.  Sigue  trabajando  fuertemente  porque  aspira  que  algún  día  su  spa  pueda  convertirse  en  una  franquicia  “si  amas  lo  que  haces  tarde  o  temprano  las  puertas  se  abrirán  para  cristalizar  tus  sueños” indica.

Karina  disfruta  su  trabajo  intensamente,  pues  cada  día  se  enfrenta  a  situaciones  diferentes  y  enriquecedoras.  El  spa  abre  de  lunes  a  sábado,  con  una  gran  flexibilidad  de  horarios  que  se  ajusta  a  las  necesidades  de  sus  clientes,  pues  para  ella  su  fortaleza  esta  en  el  servicio.  Junto  a  otras  emprendedoras  y  amigas  han  creado  una  potente  red  de  apoyo  a  través  de  la  cual  todas  se  promueven  y  ayudan  a  salir  adelante.

Vanity  Salon  &  Skin  Care

14363  Torrey  Chase  Blvd.  Houston,  TX  77014

Tel:  832.771.9825