La autenticidad: ¿una palabra en vías de extinción?

Lizzette Diaz

De acuerdo al diccionario español, “la condición de auténtico se conoce como autenticidad. Auténtico, por su parte, es un adjetivo que califica a aquello que está documentado o certificado como verdadero o seguro. Ser auténtico significa tener el valor de ser el que cada uno realmente es, en forma íntegra y sincera, sin tener en cuenta modelos externos, modas, tradiciones o creencias y aceptando todas las limitaciones y cualidades que cada uno posee”. Sin duda una hermosa definición de esta condición humana innata, con la que todos nacemos, pero que pareciera vamos perdiendo a medida que crecemos.

En este mundo intercomunicado, en el que ya no existen limitaciones geográficas para saber lo que el otro hace y cómo lo hace, los seres humanos cada vez somos menos auténticos, pues en nuestro afán de ser lo que el otro es o de imitar el éxito del otro, nos olvidamos de la misión con la que fuimos creados nosotros mismos como parte de un diseño original y único por el que cada uno de nosotros llegó a este mundo, como diría el famoso líder John Maxwell.

Todos vinimos a esta tierra a cumplir un propósito y descubrir cuál es debería convertirse en nuestra gran misión de vida. No llegamos aquí para vivir el sueño de alguien más o para vivir la vida del vecino, o del “amigo” a quien nos acercamos solo para ver cómo hace para ser feliz y exitoso. ¡No! Estamos equivocados. La cosa no va por allí. Con tantas redes sociales activas donde el ego ha encontrado su asidero más grande, descubrir gente auténtica se ha convertido en una misión imposible. Cada día nos dejamos llevar por los demás, imitamos lo que el otro hace, seguimos pasiones que no son nuestras, montamos negocios para los que no servimos, intentamos ser “influenciadores” para quienes no nos lo han pedido, vivimos una vida llena de mentiras, tratando de deslumbrar con lo que no tenemos y aparentando lo que no somos, por supuesto, al final todo sale mal. Viviendo así nunca conseguiremos ser felices, ni nosotros, ni las personas que están a nuestro alrededor, pues tarde o temprano el fracaso llegará generándonos una profunda amargura al no poder conseguir lo que el otro hizo, así que es el momento de detenerse un instante para pensar realmente en lo que nos hace felices, aunque esto signifique regresar a la simpleza de la vida.

Es increíble lo que vemos todos los días, cualquier cosa que usted decida emprender, hacer, crear o construir será imitado al instante, por alguien más, quien siempre creerá que es mejor que usted y probablemente lo sea, pero no en lo que trata de competir contigo, sino en lo que tiene su esencia. El hombre es un ser humano creativo por excelencia, pero esa creatividad que deja huella y que sienta un precedente en medio de la sociedad, debe provenir de lo que tenemos dentro, no de lo que queremos adoptar. Es verdad que todo está inventado, sin embargo, existen muchas cosas que se pueden hacer todavía, dejando una huella auténtica en lo que nos propongamos que no es precisamente las ganas de llenarnos los bolsillos de dinero, lo que seguramente ocurrirá cuando descubramos que lo que estamos haciendo va perfectamente alineado para lo que fuimos creados.

Hay muchas tentaciones en las redes. Cuando vemos a pequeñas empresas que se convierten en compañías grandes y sólidas, o vemos cómo una persona a la que conocimos en sus inicios va consolidándose profesionalmente, la tentación toca nuestra puerta y nos dice: ahora te toca a ti, tu la conoces, eres mejor que él o ella, hazlo tu para que veas que eres mejor, desconociendo el arduo camino que han tenido que pasar y los grandes sacrificios que se han tenido que enfrentar solamente siguiendo una pasión, con una motivación muy distinta a la remuneración.

Detenernos a pensar en nuestra autenticidad, como un valor y principio de vida nos debería cuestionar todos los días. No importa si tienes el mismo trabajo que tu compañero, tu negocio está en la misma industria del otro o tus condiciones familiares son muy similares a las del vecino, de lo que emana de tu corazón y de tu mente creativa, es de donde podrás encontrar las verdaderas diferencias que te harán auténtico, exitoso y feliz. ¡Mantente alerta y no te dejes contagiar!

 

You May Also Like

© 2019 Solo Mujeres Magazine Inc. - POLITICAS DE PRIVACIDAD 

%d bloggers like this: