La política de “Tolerancia Cero” en Estados Unidos provoca criticas a nivel mundial.

 

Las promesas de campaña de Donald Trump van tomando forma, una de las que ha dado mucho que hablar y sobre todo ha sido criticada y señalada a nivel mundial es la reciente política de “tolerancia cero” en la frontera entre Estados Unidos y México que ha ha provocado la separación de cientos de familias y que niños de corta edad quienes han quedado excluidos sin sus padres, lo que ha generado una ola de críticas de quienes consideran esta medida contraria a los Derechos Humanos.

En solo seis semanas el Departamento de Seguridad Interior calcula que casi 2.000 menores han sido separados de sus padres o tutores se ha difundido imágenes en las que se ve cómo algunos de estos niños están encerrados en jaulas. Los medios también se han hecho eco en los últimos días de historias desgarradores donde los niños claman a gritos permanecer junto a sus padres.

Esta polémica ha llegado hasta la mesa de la ONU, Naciones Unidas y UNICEF, que rechazan estas medidas y reclaman para que no se cree un ambiente que pueda traumatizar a los niños, buscar una manera adecuada de mantener a la familia unida y sobre todo subrayan que los niños deben ser protegidos que no es lo mismo que tenerlos encerrados en jaulas como se ha difundido en algunas imágenes que ya circulan en varios medios de comunicación.

Por otro lado las ex-primeras damas Michelle Obama, Laura Bush y Hillary Clinton reaccionaron ante la política de separación de familias. Es inhumano y de un mal presedente a la imagen del país que siempre se proyectó como uno de los países con mayor cantidad de culturas y etnias en el mundo.

“A veces la verdad trasciende los partidos”, publicó en Twitter Michelle Obama(demócrata), quien se sumó a las palabras de Lara Bush (republicana) sobre la política de separación de familias que está implementado la administración Trump y que ha generados grandes cuestionamientos sobre las políticas de Estados Unidos sobre inmigración.

También, Michelle Obama apoyó a Laura Bush, quien casi nunca habla sobre temas políticos, pero esta vez lo hizo en un artículo de opinión del Washington Post.

Ante todo esto el presidente Donald Trump mencionó que no dará marcha atrás en sus desiciones, puesto que no va a permitir que Estados Unidos se convierta en un país inseguro “no sabemos que clase de personas son las que entran al país y vamos a mantener nuestra política firme en la frontera” aseguró.