LAS PERSPECTIVAS ECONÓMICAS SEGÚN EL FMI

El nuevo coronavirus o covid-19 está infligiendo enormes y crecientes costos económicos y humanos en todo el mundo. Para salvar vidas y evitar una propagación desmesurada del virus fue necesario recurrir a aislamientos sociales, confinamientos y cierres generales  de las industrias,  pequeñas y grandes empresas lo que conlleva a una contracción brusca de la economía mundial a un -3%, se proyecta que la economía suba un 5,8% en el 2021, pero este pronóstico está sujeto a una extrema incertidumbre.

Las secuelas económicas están sujetas a interacciones difíciles de predecir (la trayectoria de la pandemia, la intensidad y eficacia de los esfuerzos de contención, el grado de las perturbaciones en la oferta, las repercusiones del endurecimiento drástico de las condiciones en los mercados financieros mundiales, variaciones de los patrones de gasto, cambios de comportamiento efectos en la confianza y volatilidad de los precios de las materias primas). Los resultados pueden ser peores en países donde se han presentado un shock sanitario, caída de las importaciones, perturbaciones económicas internas, entre otros aspectos.

Para evitar un desenlace de tal magnitud se deben tomar las medidas pertinentes para evitar a toda costa la propagación del covid-19, esto no solo protegerá y salvará muchas vidas, sino que también será una inversión a largo plazo en la economía. Las políticas económicas deberán apaciguar los efectos negativos generados a las personas por la reducción de la productividad y con ello las autoridades tendrán que fortalecer el ámbito fiscal, monetario y financiero para apoyar a los hogares y empresas afectadas, esto será esencial para permitir que la actividad se normalice gradualmente una vez que se disipe la pandemia.

Las medidas adoptadas por los principales bancos centrales en las últimas semanas comprenden estímulo monetario y servicios de liquidez para reducir la tensión sistémica. Estas medidas han apuntalado la confianza y han contribuido a mitigar la amplificación del shock, asegurando así que la economía esté en mejores condiciones para recuperarse. Los supervisores también deben alentar a los bancos a renegociar los préstamos concedidos para compra de casas, automóviles, camiones de trabajo, igualmente a empresas que atraviesan dificultades, sin dejar de llevar a cabo evaluaciones transparentes del riesgo de crédito.

Es urgente que los países trabajen en forma mancomunada para frenar la propagación del virus y para desarrollar una vacuna y terapias contra la enfermedad, hasta que estas intervenciones médicas estén disponibles, ningún país estará a salvo de la pandemia.

La cooperación internacional es muy importante para hacer frente a esta crisis mundial.

Mandy Merritt

Chief Operating Officer

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.