septiembre para hablar sobre la Seguridad del Bebé.

Es un hecho que la mayoría de las lesiones se pueden prevenir, y los padres y cuidadores tienen la importante tarea de mantener a los pequeños seguros.

Si su bebé pudiera hablar, ¿qué diría? Quizá “mantenme calientito”, “consiénteme”, “dame de comer y cámbiame” o “¡MANTENME SEGURO!” Todo gira en torno a la seguridad en la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de EE.UU. (U.S. Consumer Product Safety Commission, CPSC), especialmente la de esos pequeños que nos dan tanta alegría. Por eso es que se ha reconocido el mes de septiembre como el Mes de la Seguridad del Bebé junto con la Asociación de Fabricantes de Productos Juveniles (Juvenile Products Manufacturers Association, JPMA) y otros socios federales.

A la CPSC le gustaría ayudar en este esfuerzo concentrándose en cuatro temas salvadores para el mes de septiembre. Toma en cuenta los siguientes consejos:

Seguridad en el agua

El ahogamiento es la principal causa de muerte involuntaria en niños entre 1 y 4 años de edad.

  • Nunca deje a un niño solo cuando esté en o cerca del agua.
  • Instale barreras adecuadas, cubiertas y alarmas en su piscina y spa y alrededor de ellas.
  • Enseñe a los niños a nadar y aprenda CPR (resucitación cardiopulmonar).

Los ahogamientos también suceden en el hogar.

  • Nunca deje a un bebé solo, o con hermanos pequeños, en una bañera y siempre tenga al bebé a su alcance. Los niños pueden ahogarse rápida y silenciosamente. Incluso hasta en pequeñas cantidades de agua.
  • Cierre la tapa del inodoro y compruebe que todos los contenedores con líquidos se vacíen inmediatamente después de usarse.

En el espacio para dormir

Los bebés pasan la mayor parte del tiempo durmiendo. Siga las recomendaciones a continuación para mantenerlos seguros mientras duermen.

  • Siempre ponga al bebé a dormir boca arriba. Esto ayuda a prevenir se asfixie y reduce el riesgo de la muerte de cuna (conocida también como el Síndrome de Muerte Súbita Infantil, SIDS).
  • Mantenga las almohadas, mantas, edredones y cojines FUERA de la cuna, el moisés o el corral del bebé.
  • Use una cuna, un corral y un moisés que cumplan con las normas actuales de la CPSC.
  • Use un colchón firme y que quede bien ajustado.

Seguridad sobre los cordones

Los cordones pueden presentar un riesgo de estrangulamiento para los niños, tanto si están conectados a persianas o cortinas de ventanas como a lámparas y monitores de bebés.

  • Mantenga los cordones a una altura elevada y fuera del alcance de los niños.
  • Use recubrimientos de ventanas, como cortinas y persianas, sin cordones en todas las casas donde vivan niños o que sean visitadas por niños.
  • No coloque cunas, camas y muebles cerca de las ventanas porque los niños pueden subirse y llegar a los cordones de las persianas de las ventanas.
  • Recuerde que debe mantener las cunas por lo menos a tres pies de distancia de todos los cordones que el niño pueda alcanzar cuando esté dentro de la cuna.

Cargar al bebé

La CPSC exhorta a los padres de niños menores de cuatro meses, prematuros o de bajo peso al nacer, y de bebés con resfriados y problemas respiratorios que tengan mucho cuidado y consulten a sus pediatras al usar cargadores de tela porta bebés (fulares). Si está usando un porta bebés:

  • Asegúrese de que la cara del bebé no esté cubierta y sea visible en todo momento para la persona que lleva el porta bebés.
  • Revise con frecuencia cómo está el bebé dentro del cargador de tela porta bebés;  y siempre asegurarse de que nada bloquea su nariz o boca, y que su barbilla está separada de su pecho
  • Evite amamantar al bebé en el porta bebés… Si lo hace, cambie la posición del bebé después de alimentarlo, de manera que la cabeza del bebé esté hacia arriba y su cara no quede contra el porta bebés y contra el cuerpo de la madre.

Siempre revise si algún producto de la habitación de su bebé ha sido retirado del mercado, que incluya cualquier producto de segunda mano que pueda tener. Recuerde que su bebé quiere que usted “lo ¡Mantenga Seguro!”