Mujeres emocional y comercialmente inteligentes.

Desde que empecé mi vida profesional hace más de veinte años, el entorno de colaboradoras ha sido mucho mayor en comparativa con los colaboradores, de hecho, en las empresas donde he trabajado y en las que he sido parte como socio -en especial dos empresas de 21 y 15 años de fundadas respectivamente- el 70% del talento humano es femenino. Esto ha sido de gran influencia para mi, en la forma en la que veo y gestiono a mis equipos de trabajo y sobre todo, en la manera en la que actúo con respecto a estos.

Es innegable que las mujeres tienen una labor muy digna de admirar, porque en la mayoría de los casos tienen que sortear hasta el doble de trabajo y esfuerzo que sus pares masculinos.

Todos los estudios de brecha de género confirman lo que ya muchos sabemos: la mujer tiene que trabajar más duro para destacarse en el aspecto profesional, seguir atendiendo más tareas en su entorno familiar y siempre lucir impecable y fresca en su vida personal. Aún así, muchas veces esto no significa un mejor ingreso con respecto a sus pares hombres.

Sin embargo, desde nuestras organizaciones, grandes o pequeñas, vemos que este paradigma ha cambiado progresivamente pero aún queda mucho por hacer. Los números mundiales cada año mejoran, el impacto económico de los emprendimientos liderados por mujeres es cada día mayor y sólo en Estados Unidos, donde 4 de cada 10 empresarios son mujeres, generan casi 9.5 millones de empleos directos y casi el triple de empleos indirectos, según cifras del Women’s Business Enterprise National Council (WBENC).

Creo firmemente que la diversidad promueve la innovación, abre más puertas y crea alianzas que fortalecen la economía. Por eso en cada capacitación, conferencia o programa formativo que imparto destaco la importancia y promoción que debemos darle a las herramientas emocionales para afrontar los retos en los tres aspectos de nuestras vidas, a saber, la vida personal, la vida familiar y la vida profesional, cuestión que cobra mayor sentido para todas las mujeres que tienen que luchar para que se les reconozca y que a pesar de eso, aún le exige que tiene que demostrar el doble o el triple.

Personalmente siento y veo que lo estamos logrando, que cada día que pasa superamos estos viejos paradigmas y valoramos correctamente el trabajo de nuestras colaboradoras. La firma alemana Goodvertising realizó un estudio este año donde demostró que cuando las mujeres ocupan al menos un 30% de los puestos directivos, la rentabilidad aumenta un 15% y en muchos casos demostraron una mejor percepción como gerentes, donde las mujeres recibieron 24% mejor puntuación que los hombres.

Si seguimos trabajando de esta manera, atrás dejaremos la brecha salarial, educativa y la de los cargos públicos que afecta tanto a nuestras madres, esposas, hijas, amigas y colaboradoras. ■

Raul Gamboa
Coach corporativo

IG. @raulgamboaec

Mujeres logo

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.