Tiempo de celebrar y de concientizarnos

Lizzette  Diaz

La  llegada  de  los  “bre”  a  nuestro  calendario  nos  pone  a  sonar  el  despertador  para  que  reaccionemos  ante  la  inminente  llegada  del  fin  de  año.

Ya  no  es  tiempo  de  hacer  balances,  ahora  hay  que  actuar  e  intentar  cumplir  las  metas  que  no  hemos  logrado  durante  los  meses  anteriores.  Quizás  se acerca  el  momento  de  ponernos  a  trabajar  más  duro,  para  tener  un  feliz  diciembre:  tranquilo  y  sosegado.  Pero  la  llegada  de  estos  dos  meses:  septiembre  y  octubre,  también  nos  pone  festivos,  pues  más  que  nunca  la  hispanidad  se  pone  de  moda  en  un  país  donde  la  sociedad  pareciera  querer  tomar  distancia  de  nuestra  gente,  su  legado,  costumbres  y  tradiciones.

El  15  de  septiembre  no  solo  se  celebran  las  Fiestas  Patrias  -honrando  las independencias  de  los  países  Centroamericanos  y  México-  sino  que,  además,  se  inicia  el  Mes  de  la  Herencia  Hispana,  el  cual  se  prolonga  hasta  octubre  a  nivel  nacional,  con  un  sinnúmero  de  actividades  en  todo  el  país,  incluyendo  las  escuelas  donde  los  niños  aprenden  a  conocernos  mejor  y  a  entender  el  legado  de  nuestros  líderes  y  héroes.

Pero  eso  no  es  todo.  El  mes  de  Octubre  viene  cargado  de  dos  fechas  super  especiales  –  y  no  estamos  hablando  del  Halloween-  entramos  en  un  mes  que  nos  invita  a  las  mujeres  a  concientizarnos  de  dos  cosas:  por  un  lado  a  tomar  control  de  nuestra  salud  para  hacernos  revisiones  periódicas  que  nos  permitan  detectar  en  etapa  temprana  el  Cáncer  de  seno  y  en  segunda  instancia,  está  el  mes  de  concientización  de  la  violencia  doméstica,  un  flagelo  que  anualmente  deja  decenas  de  víctimas  en  esta  nación,  ante  el  miedo  de  hablar  cuando  se  enfrentan  a  esta  situación.

Como  verán  llegamos  a  un  período  clave  del  calendario,  repleto  de  actividades  y  con  el  cambio  de  color  en  nuestra  decoración  que  ahora  pasa  de  los  tonos  estridentes  a  los  tierras,  regalándonos  el  naranja,  el  amarillo  mostaza,  el  verde  seco  y  los  cafés  tanto  en  la  ropa,  como  el  maquillaje  y  los  acentos  caseros.