Tome ciertas precauciones para evitar intoxicación alimentaria

Desde hace siglos el huevo se ha considerado como símbolo de nueva vida y se ha asociado con celebraciones primaverales, como la Pascua y el Pésaj o Pascua judía. Pero incluso en esas ocasiones festivas, los huevos pueden causar intoxicación alimentaria (también llamada enfermedad transmitida por los alimentos).

 Por eso es que la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) recuerda a los consumidores que deben seguir métodos seguros de uso de los alimentos al comprar, guardar, preparar y servir huevos o comidas que contengan huevo durante sus celebraciones primaverales y durante todo el año.

Limpie

  • Lávese las manos y lave utensilios, platos y superficies de trabajo (mesetas de la cocina y tablas de cortar) con jabón y agua caliente después que hayan estado en contacto con huevos crudos y alimentos que contengan huevos crudos.
  • Deseche los huevos que estén rajados o sucios.

Separe

  • Nunca deje que los huevos crudos o los utensilios que los hayan tocado entren en contacto con alimentos que se comerán crudos.

Cocine

  • Cocine bien los huevos hasta que la yema y la clara tengan una consistencia firme. Las claras y las yemas de huevos poco cocidos han causado brotes de infecciones de salmonela.
  • Los guisados y otros platos que contengan huevos deben cocinarse a 160° F. Use un termómetro de alimentos para estar seguro.
  • Los huevos deben comerse en cuanto se cocinen. No deje los huevos calientes o a temperatura ambiental (entre 40° y 140° F) por más de 2 horas.
  • Para las recetas en que haya que usar huevos crudos o poco cocidos (como la ensalada César y helados caseros), considere usar huevos con cáscara pasteurizados o productos de huevo pasteurizados. Para estar seguro, busque la palabra “pasteurizado” en la etiqueta.

Enfríe

  • Compre huevos solamente si están en un refrigerador o nevera o en una hielera. Mantener los huevos adecuadamente refrigerados evita que aumente la cantidad de cualquier bacteria de salmonela que se encuentre en los huevos (lo cual incrementa las probabilidades de contraer una enfermedad).
  • En la casa, mantenga los huevos refrigerados a una temperatura de 40° F o menos hasta que los vaya a consumir. Use un termómetro de refrigerador para verificar la temperatura.
  • Guarde rápidamente en el refrigerador los huevos sin usar o los sobrantes que contengan huevo.
  • Para la escuela o el trabajo, empaque los huevos cocidos con una pequeña bolsa de gel congelado o con una caja de jugo congelado.

Al comer fuera

  • En los restaurantes, evite los platos elaborados con huevos crudos o poco cocidos, que no estén pasteurizados.
  • Cuando esté en un restaurante, pregunte si usan huevos pasteurizados antes de pedir algo que pueda dar lugar al consumo de huevos crudos o poco cocidos (como salsa holandesa o aderezo para ensalada César).

Entre en acción

Si cree que usted o un familiar tiene una enfermedad transmitida por los alimentos, contacte inmediatamente a su proveedor de atención médica. También reporte la presunta enfermedad transmitida por los alimentos a la FDA en cualquiera de estas formas:

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.